Del correcto almacenamiento de los medicamentos depende el éxito de tu tratamiento. Por lo tanto, es importante tener en cuenta lo siguiente:

  • Los factores ambientales como la temperatura, la humedad, la luz directa y los rayos solares, afectan el estado y las propiedades terapéuticas de los medicamentos; por tal motivo, procure siempre mantenerlos protegidos de estos factores.
  • Aleje los medicamentos de los electrodomésticos y equipos que emitan radiaciones y calor (microondas, estufa, horno). El calor o la humedad pueden provocar la descomposición.
  • Mantenga sus medicamentos fuera del alcance de los niños.

La cocina, el baño o el closet no son zonas adecuadas para el almacenamiento de tus medicamentos ya que son lugares húmedos y donde se pueden alcanzar variaciones de temperatura. (A excepción de los medicamentos que deban conservarse en la nevera).

  • Lee la etiqueta del medicamento para conocer las recomendaciones dadas por el laboratorio fabricante sobre su almacenamiento. Esta información se encuentra al respaldo de los empaques (caja) o en el envase (frasco, ampolla, vial, etc.).
  • Los pastilleros podrían dañar las propiedades del medicamento y generar confusión. NO saques los medicamentos de su empaque original.
  • Se recomienda recortar la tableta y dejar en su empaque original.

Almacenamiento de medicamentos refrigerados

  • Los medicamentos que necesitan guardarse en nevera, se han de mantener a una temperatura entre 2ºC y 8ºC.
  • Conserva el medicamento en la parte media de la nevera y en recipiente plástico hermético para evitar contaminación cruzada con los alimentos.
  • NO almacenes el medicamento en la puerta ni en la parte superior de la nevera.

Si tienes dudas sobre cómo debes almacenar un medicamento Contáctanos

Fuente: Instituto del Corazón